Tipos de juegos didácticos




Los juegos son ejercicios recreativos que se rigen por ciertas reglas y que, por lo general, implican una competencia entre dos o más participantes, aunque ésta no es una condición imprescindible. Hay juegos en los que un único participante se divierte al aprender y poner en práctica ciertas destrezas.

Por lo general, la principal finalidad de un juego es permitir la diversión y el entretenimiento de los participantes (jugadores). Ciertos juegos, sin embargo, tienen otros objetivos adicionales, como favorecer el desarrollo físico o instruir, de alguna forma, a los jugadores.

Los juegos didácticos son aquellos que permiten desarrollar un proceso de enseñanza y aprendizaje. A medida que el participante juega a la disciplina en cuestión, aprende diversas nociones y adquiere conceptos o habilidades de manera casi inconsciente, ya que no estará pensando en la asimilación de los conocimientos sino en la propia dinámica del juego.

Los tipos de juegos didácticos pueden surgir por la edad a la que apuntan o por el desarrollo que promueven. Es posible distinguir, por ejemplo, entre juegos didácticos para niños de hasta 3 años, juegos didácticos para niños de entre 3 y 6 años y juegos didácticos para niños mayores de 6 años, por ejemplo.

Otra clasificación que permite hablar de distintos tipos de juegos didácticos está vinculada a la formación. Los juegos didácticos intelectuales-cognitivos favorecen el desarrollo de la atención, la capacidad de observación y las capacidades lógicas. Los juegos didácticos volitivos-conductuales, por su parte, promueven la iniciativa, la disciplina, el respeto y la perseverancia. Otro tipo de juego didáctico es el afectivo-motivacional, que suscita el desarrollo de la solidaridad y la camaradería.