Tipos de juegos




La acción y el efecto de jugar, así como los ejercicios recreativos regidos por determinadas reglas que a lo largo de la historia han permitido que personas de distintas edades, clases sociales, nacionalidades y género puedan divertirse, se define como juego.

Como se trata de un concepto amplio, se suelen evaluar las características generales, el reglamento y las particularidades de cada juego para agruparlo en distintas categorías que permitan su fácil reconocimiento.

Cuando se piensa en juegos surgen de inmediato opciones como las que involucran a los naipes o a los dados, además de la ruleta, el dominó o el ajedrez, aunque para ampliar los conocimientos resulta interesante saber de qué forma se puede clasificar a cada juego.

En toda sociedad o cultura, por ejemplo, existen los llamados juegos tradicionales, un conjunto que agrupa propuestas que los abuelos o los padres le hacen conocer a los más pequeños de la familia. Así sucede, por ejemplo, con los bolos, la rana o la petanca.

Claro que también es posible identificar a los juegos de mesa, los cuales se desarrollan en la mayoría de los casos sobre un tablero, tal como ocurre con el ajedrez, la Oca, el Pictionary, las damas y el scrabble. Si poseen como herramienta fundamental una baraja, en cambio, se habla de juegos de naipes, como lo es el Uno, el chinchón, el pócker, el truco o el desconfío.

Los juegos que exigen la existencia de un ordenador y transcurren en un ámbito virtual, en cambio, integran la oferta de los videojuegos, así como las actividades recreativas que no dependen de la habilidad del jugador sino de la suerte reciben la denominación de juego de azar.

Como resulta evidente, son varias las categorías que permiten segmentar a los juegos, aunque las mencionadas son sólo una pequeña porción. No hay que olvidar que también se puede hablar de juegos temáticos, juegos infantiles, juegos de rol y juegos de estrategia, entre otros.