Tipos de cereales




El concepto de cereal (término derivado del latín cereālis) está relacionado tanto a las plantas gramíneas que dan frutos farináceos como el trigo, el centeno y la cebada como a las semillas de estas plantas y a los alimentos que se elaboran con ellas.

Como sabrán muchos de ustedes, el ser humano suele consumir el cereal en grano, en forma de harina, como pasta o en copos. El ganado, por su parte, suele recibir cereales en granos enteros o en pequeños pedazos que se mezclan en los piensos. En ocasiones, además, se alimentan con plantas enteras cosechadas antes de su madurez.

Cabe resaltar que este producto básico en la alimentación de diversos pueblos posee distintas características y variedades. Cuando se consumen cereales sin cubiertas ni germen (estructura interna también llamada embrión donde abundan las proteínas de alto valor biológico), por citar una posibilidad, se habla de cereal refinado, pero si se procesa sin sacar las cubiertas, se trata de un cereal integral. También existen los cereales fortificados de modo artificial que le ofrecen numerosos beneficios a personas de todas las edades ya que aportan vitaminas y fibras y contribuyen a la absorción de calcio y hierro.

Otro dato interesante para tener en cuenta que, en la actualidad, los cereales más consumidos a nivel mundial son el arroz, el maíz, el trigo (presente en panes, galletas, tortas y pastas), la avena, el sorgo (opción ideal para las personas celíacas ya que carece de gluten), el centeno, la cebada y el mijo.