Tipos de usuarios




Si bien el concepto de usuario (vocablo derivado del latín usuarĭus) se aplica a nivel general para describir a la persona que utiliza una cosa o servicio con frecuencia (“usuarios del subterráneo”, “usuarios del tren”), en el campo de la informática esta palabra adquiere un significado concreto.

Según los expertos en computación y equipos informáticos, no siempre un usuario de tipo informático es un individuo de carne y hueso. Como la noción establece que usuario es aquel que puede acceder a un paquete de recursos y permisos, un programa o dispositivo también puede considerarse como usuario.

En base a esta definición es posible identificar a cada clase de usuario con una categoría específica, tal como ocurre al hablar de usuario administrador (quien se encarga de aprovechar y gestionar los productos finales ya sean de software o hardware) o de usuario registrado (aquel que certifica su identidad ante un servicio, programa o producto a fin de acceder a contenidos especiales o adquirir derechos no disponibles a los consumidores en general).

Además de los mencionados líneas arriba, hay usuarios anónimos (aquellos que no dejan sus datos registrados y, por lo tanto, ven restringida su navegación o uso de servicios), usuarios denominados como beta tester (encargado de poner a prueba un programa antes de que éste quede a disposición de los usuarios finales), usuarios inexpertos, otros que entran en el grupo de los principiantes, otros de mayor nivel considerados como habilitados y, finalmente, usuarios expertos. De este último conjunto sólo hay un número selecto, ya que se trata de personas con un gran caudal de conocimiento y avaladas por una trayectoria o experiencia notable.