Tipos de superficies




Todo espacio de algo y el área delimitada que corresponde a un cuerpo o terreno, se identifica como superficie. Este término, además, alude a la apariencia o estado exterior de una determinada cosa (“La imagen se hizo visible sobre la superficie de una roca”, “Se trata de un receptor de proteínas que se localiza en la superficie de un tipo de células”) y se utiliza en el ámbito de la Física como magnitud que describe y mide en metros cuadrados las dos dimensiones de un elemento o territorio (ancho y largo). Los expertos en Geometría, por su parte, interpretan a las superficies como aquellas extensiones en las cuales sólo se analizan dos dimensiones.

SuperficieDe profundizar esta última definición, encontramos diferentes categorías que amplían el alcance de esta noción. Se puede trabajar, por ejemplo, con superficies alabeadas (como la que corresponde al conoide), superficies regladas (aquellas que permiten la aplicación de una regla en al menos una dirección), superficies planas (capaces de contener, en cualquier orientación, una recta de carácter imaginario), superficies de revolución (surgidas por el movimiento de una curva que gira en torno a un eje) y superficies desarrollables (tal como se define a las superficies regladas que, como ocurre con las cónicas y las cilíndricas, pueden extenderse sobre un plano), así como también con superficies curvas, de onda, cilíndricas y cónicas, por mencionar otras a modo de referencia.

Más alternativas que le añaden diversidad a la noción: superficie terrestre, superficies cuadráticas, superficies sumergidas, superficies húmedas, superficies ópticas y superficies oceánicas, aunque el listado es más extenso.