Tipos de revestimiento




El acto y consecuencia de revestir (es decir, de cubrir una superficie con fines de protección o de agregar decoraciones o adornos por cuestiones estéticas o para disimular imperfecciones) se define como revestimiento.

RevestimientoSi bien, en la vida cotidiana, se asocia este concepto a las posibilidades existentes a la hora de ornamentar paredes o realizar efectos en base a múltiples texturas, colores y materiales en distintos rincones del hogar, este vocablo tiene muchas otras aplicaciones.

Así, entonces, además de hablar de revestimientos para interiores y exteriores (los cuales pueden ser de piedra, de madera, de cerámica, de plástico, etc. y ser instalados en suelos, paredes y techos) o de oir que los expertos en construcción trazan diferencias entre los revestimientos continuos y los discontinuos, se puede hacer foco en las particularidades del epitelio de revestimiento (el tejido presente en animales de distintas especies que está constituido por la piel y la capa externa de las mucosas y que, a su vez, se segmenta en epitelio monoestratificado y en epitelio poliestratificado), en las del revestimiento mucoso del útero o bien en las características de los revestimientos de uso odontológico.

En este último caso mencionado, resulta interesante resaltar que hay dos posibilidades concretas para trabajar a nivel dental, las cuales se clasifican como revestimientos para fusiones (tarea que se puede realizar con aglutinantes de yeso, aglutinantes fosfáticos o con aglutinantes fosfáticos silíceos) y como revestimientos para soldaduras (acción para la cual es necesario determinar con anticipación si se trabajará con metales preciosos, no preciosos o mixtos para poder seleccionar el aglutinante adecuado).