Tipos de retiro




La idea de retiro puede aplicarse en múltiples contextos porque, al ser un término con varias definiciones, ofrece numerosas chances de uso. En primer lugar, esta palabra se relaciona al acto de retirar, sacar o apartarse. Por ejemplo: “Me retiro: cualquier inconveniente, me avisan”, “Retiro dinero del cajero sólo en horario bancario por razones de seguridad”.

RetiroAsimismo, se lo puede aprovechar para hacer referencia a un sitio apartado donde no hay concurrencia de gente y, por lo tanto, uno puede meditar, abstraerse y dedicarse a cultivar su espíritu. Al ponerle fin a una profesión o actividad laboral por jubilación, también se suele hablar de retiro.

A partir de la teoría y en base a la realidad, se pueden distinguir distintas categorías que limitan y dan precisiones sobre cada modalidad de retiro. Existen, por citar ejemplos puntuales, los retiros espirituales (muy comunes entre integrantes de una comunidad religiosa); el retiro voluntario (contemplado en el ámbito laboral, un programa que apunta a permitir que el trabajador, por decisión propia, se jubile antes de tiempo); los retiros bancarios (la extracción de dinero de una cuenta abierta en una entidad bancaria); los retiros militares (situación del personal que cesa la actividad militar sin perder su estatus, condición ni rango) y los retiros terapéuticos (planes de descanso y desintoxicación para quienes necesitan restablecer su salud).

Además de estas clasificaciones, no se puede dejar de recordar que el concepto aparece también en el nombre de la Isla del Retiro (localizada en Brasil), en un parque situado en suelo español (conocido como Jardines del Retiro de Madrid) y en la denominación de una estación de ferrocarril argentina ubicada en el barrio porteño homónimo, conocido simplemente como Retiro.