Tipos de parálisis




El vocablo latino paralysis derivó, con el paso de los años, en parálisis, una palabra que en idioma español hace referencia a cualquier tipo de cese de actividades, procesos y movimientos. Los médicos, en particular, hablan de parálisis frente a pacientes en los cuales se ha producido una limitación motriz o bien se ha detectado la imposibilidad absoluta de mover alguna parte de su organismo.

De acuerdo a las características y orígenes de cada parálisis que se analice, se pueden reconocer varias categorías que los expertos en Medicina crearon para ajustar cada diagnóstico y, de este modo, tener una visión clara de cada panorama.

Así, entonces, se pueden identificar algunas parálisis de raíz neurológica que se definen como centrales, tal como ocurre con la tetraplejía y la hemiplejia, y otras que inciden sobre alguno de los nervios (como ocurre con las parálisis del nervio mediano y las parálisis radiales) y se consideran de tipo periférico.

Además de las mencionadas, pueden presentarse cuadros de parálisis agitante (una dolencia progresiva y de carácter crónico que afecta en especial a personas de edad avanzada), parálisis infantil (tal como se define a una enfermedad de elevado poder de contagio y origen infeccioso que suele presentarse en la infancia pero también en otras etapas de la vida) y una parálisis generalizada ocasionada por la sífilis.

De indagar en los alcances de una cierta parálisis, en cambio, se podrá establecer si el caso estudiado responde a una parálisis localizada o una parálisis funcional, y si es un inconveniente temporal o permanente.