Tipos de enfermedades




Se conoce como enfermedad al malestar de un ser vivo que se caracteriza por alterar su estado de salud. Este proceso puede deberse a múltiples factores y tener distintos grados de gravedad. Incluso, el funcionamiento anormal del organismo como consecuencia de una enfermedad puede tener efectos irreparables en un corto periodo de tiempo.

Al ser un concepto que no está vinculado a una única causa y, en la práctica, presenta diversas características, este término ha sido descifrado por los expertos como una noción genérica que puede adaptarse a grupos diferentes según sea su origen y particularidad.

Existen, por ejemplo, las enfermedades endógenas (conjunto que agrupa a las enfermedades genéticas, congénitas, nutricionales, metabólicas, degenerativas, autoinmunes, inflamatorias, endócrinas y mentales) y las exógenas (clase que aglutina a las dolencias infecciosas, parasitarias, venéreas, tóxicas, traumáticas, alérgicas y latrógenas).

Junto a ellas están también las llamadas enfermedades ambientales (las cuales se atribuyen a los efectos que posee el entorno y los agentes ambientales sobre los huéspedes, tal como sucede con las enfermedades profesionales u ocupacionales y mecanoposturales) y las enfermadades de etiología multifactorial (enfermedades idiopáticas, psicosomáticas y neoplásicas).

Si bien la mencionada es una clasificación general que intenta cubrir todos los inconvenientes que pueden afectar la salud del ser humano, el término admite muchas otras categorías, ya que es común que los expertos hagan mención a las enfermedades crónicas, la enfermedad del suero, las enfermedades otorrinolaringológicas, las urogenitales, las enfermedades raras, las inmunológicas y otras más específicas como lo son la enfermedad de Darwin, la enfermedad de Letterer-Siwe y la enfermedad de Degos, por citar sólo algunas.