Tipos de ganadería




La ganadería es una actividad basada en la crianza de animales ganaderos para su posterior aprovechamiento que puede ser explotada de diversas formas. A través de ella pueden obtenerse, por ejemplo, carne, leche, huevos y lana, entre otros productos.

Así como el ganado puede ser de tipo bovino (centrado en la vaca y el toro), ovino (ovejas), caprino (cabras) o porcino (cerdos) y enmarcarse en conceptos como los de ganado de engorde, ganado lechero o ganado de doble propósito, la ganadería también puede, en función de sus características y las particularidades del proceso, clasificarse de diferentes maneras.

De este modo, pueden identificarse en la actualidad la ganadería intensiva (opción basada en el incremento de la producción en el menor tiempo posible, un objetivo que se logra con un ganado sometido a condiciones de temperatura y luz artificiales que recibe alimentos enriquecidos), la ganadería extensiva (concepto que abarca a la ganadería sostenible ya que supone una actividad sostenida en el tiempo que mantiene un nivel de producción que busca no perjudicar al medio ambiente o ecosistema) y la ganadería trashumante (alternativa de perfil móvil que se adapta a áreas de productividad cambiantes y posee como ventajas la elevada fertilidad de los suelos).

Cabe destacar que, en otros tiempos, también existió la llamada ganadería incaica, la cual tuvo como escenario a los Andes prehispánicos y consistió en la crianza de camélidos, una familia que para los incas constituía una valiosa fuente de recursos debido a su carne, su lana y su cuero.