Tipos de alimentos




Los alimentos son aquellas sustancias que ingieren los seres vivos para subsistir e incorporar nutrientes.

De acuerdo a las características que presenten, estos productos pueden clasificarse según su sabor como dulces, amargos o salados; de acuerdo a su consistencia como secos, untables, sólidos o líquidos y, en base a su origen, como animales o vegetales.

La alimentación del ser humano no se mantiene uniforme a lo largo de su vida sino que se modifica según sean las necesidades de cada etapa. De allí surgen, por ejemplo, las propuestas alimenticias para bebés, niños, adolescentes y ancianos.

Asimismo, existen en el mercado otros tipos de alimentos que no se destinan al consumo humano sino que buscan nutrir a especies como gatos, perros y peces.

En lo que a alimentos para seres humanos respecta, también puede establecerse una segmentación que agrupe a la comida en panes y cereales (trigo, maíz, mijo); legumbres (lentejas, porotos); tubérculos (papa, batata); frutas y verduras (manzana, uva, lechuga, tomate); carnes (pollo, cerdo, pescado); huevos; leche y derivados (queso, yoghurt); grasas y aceites, y azúcares, confituras y almíbares.

Los orgánicos (productos elaborados con procedimientos no contaminantes que buscan resultados más saludables y minimizar el impacto sobre el medio ambiente), los crudos (como el carpaccio y el sushi), los fermentados (aquellos en cuyo procesamiento se incorporan microorganismos) y los transgénicos (logrados a partir de un organismo tratado con ingeniería genética) son otros tipos de alimentos que, en la actualidad, están a disposición de todos los individuos que habitan este planeta.