Tipos de tortugas




Todos hemos visto, alguna vez, una tortuga, pero no siempre recordamos sus características ni sabemos cuántas variedades existen de este animal que puede ser tanto de tierra como marino. Por esa razón, hoy repasaremos las particularidades de esta especie y aportaremos datos de interés a fin de que puedas ampliar tus conocimientos.

En primer lugar, hay que decir que una tortuga es un reptil ovíparo de gran longevidad cuyo cuerpo está cubierto por un caparazón. El conjunto de las tortugas marinas (grupo donde aparecen, entre otras especies, la tortuga verde, la tortuga laúd y la tortuga boba) se nutre con los vegetales que encuentra en su entorno y sus integrantes pueden llegar a medir casi tres metros de largo. Las terrestres, por su parte, comen insectos, caracoles y distintas clases de hierbas.

Si uno hace foco en la enorme familia de los quelonios (orden al que pertenecen estos animales) no tardará en descubrir que a lo largo de la historia se han identificado numerosas clases de tortugas. Además de las mencionadas, pues, podemos recordar a la tortuga carey (especie que según los especialistas está a punto de extinguirse), a la tortuga bastarda (que suele alimentarse con medusas, erizos de mar, algas y moluscos) y a la tortuga mora (presente en África, Asia y Europa, caracterizada por poseer en las extremidades traseras dos llamativos espolones), aunque hay que aclarar que hay muchas otras subespecies.

Más allá de permitir la identificación de un ser vivo, hay que tener en cuenta que la noción de tortuga está presente también en el nombre de distintos rincones del mundo (hay en la provincia argentina de Santa Fe una comuna bautizada como Tortugas, en Chile hay un monumento conocido como La Tortuga de Talcahuano y Haití posee sobre el mar Caribe la denominada Isla de la Tortuga, por citar algunos ejemplos).