Tipos de tatuajes




Hace ya algún tiempo, el vocablo francés tatouage se tradujo al español como tatuaje y, desde entonces, los hispanohablantes comenzamos a describir a través de ese término al resultado de tatuar y a la marca que bordea a una herida ocasionado por un disparo de arma de fuego realizado a corta distancia.

Por medio de un tatuaje, los individuos buscan grabar en alguna parte de su cuerpo un dibujo, símbolo o frase que posea un significado importante para ellos o que, simplemente, los ayude a conseguir el aspecto estético que desean.

Así como cada persona elige un diseño en particular a la hora de tatuarse y reserva una parte específica de su cuerpo para tal fin, también es motivo de elección la forma de concretar el tatuaje.

Al respecto, se puede contar que los menores de edad, por razones de seguridad, suelen decorar su piel con tatuajes temporales o semipermanentes (muchos de ellos se incluyen en los envases de algunas golosinas y recrean la figura de algún personaje admirado por los más pequeños), mientras que los mayores tienen el derecho de elegir entre tatuajes veganos (los cuales se realizan con productos que no poseen procedencia animal) y tatuajes permanentes creados con pigmentos específicos o tinta de colores.

Cabe resaltar también que hay tatuajes carcelarios (práctica peligrosa que quienes cumplen condenas en prisión llevan a cabo sin tomar recaudos higiénicos) y otros considerados tatuajes naturales que son propios de quienes están expuestos por tiempos prolongados a sustancias dañinas por razones laborales (como el caso de los mineros frente al carbón).