Tipos de rocas




Cuando uno habla de rocas, suele referirse a las piedras duras y sólidas que pueden formar parte de un paisaje, pero quienes se especializan en Geología suelen otorgarle a este concepto una importancia mayor y complementarlo con datos o expresiones más específicos que permitan conocer más en profundidad al elemento señalado.

Según los geólogos, una roca es un material compuesto por una o más sustancias minerales que, por su abundancia y extensión, ocupan una superficie considerable de la Tierra.

Estas piezas reciben nombres determinados en función de las particularidades, formas, propiedades y orígenes que posean. Así, entonces, es posible distinguir a las rocas ígneas (aquellas que surgen cuando el magma se solidifica y donde se agrupan las rocas intrusivas o plutónicas y las rocas extrusivas o volcánicas) frente a las rocas sedimentarias (conjunto originado por un proceso de diagénesis que puede hallarse sobre las cuencas de sedimentación y en el cual se pueden apreciar fósiles).

Asimismo, resulta importante recordar la existencia en el planeta de rocas metamórficas, unos bloques que surgen más evolucionados que sus antecesores por acción de la variación del entorno y las condiciones ambientales respecto a las que condicionaron a rocas más antiguas.

Por otra parte, es interesante saber que otros criterios de clasificación pueden dar espacio a la descripción de una roca como industrial (aquellas que se destinan a la creación de viviendas y a la construcción en general, tanto de orden público como privado) o como energética (como están considerados, por ejemplo, el petróleo y el carbón en función de la energía contenida en ellos).