Tipos de plantas medicinales




Las plantas, como sabrán muchos de ustedes, pueden ser utilizadas para múltiples propósitos. Cuando uno analiza sus características y evalúa sus finalidades, no tarda en advertir la existencia de variedades ornamentales, sagradas y hasta medicinales, por citar algunas.

Respecto al grupo mencionado en último lugar, el de las plantas medicinales, hay que decir que se trata de un recurso muy valioso que le permite al ser humano aprovechar, en parte o por completo, sus componentes para elaborar remedios de origen vegetal que permitan tratar diversas afecciones que atentan contra la salud de las personas.

Quienes se han dedicado a lo largo de los años a investigar al respecto para darle mejores usos a las plantas medicinales aseguran que no existe un único tipo de hierba medicinal.

Para reconocer mejor a cada especie y darle un aprovechamiento apropiado, ellos han establecido clasificaciones específicas que permiten, por ejemplo, saber que hay plantas medicinales de acción estimulante (como el cacaotero o árbol del cacao, el ginseng y el guaraná), otras que sirven como antiinflamatorios y varias que se recomiendan para mejorar funciones concretas del organismo, entre otras.

Cabe resaltar que no hay un único modo de aplicar las plantas medicinales. Algunas, por ejemplo, se emplean en forma de infusión, pero también se administran con tinturas, tópicamente o se ingieren y/o inhalan.

Otro dato curioso: la medicina tradicional china suele darle relevancia a ciertas variedades de plantas, tal como ocurre con la Alangium Chinense (para tratar reumatismos y heridas) y la Anisodus Tanguticus (antiespasmódico, anticolinérgico).