Tipos de piojos




Con origen en el vocablo en latín peducŭlus, la palabra piojo describe en español a los diminutos insectos de estructura ovalada que se alimentan de la sangre de diversos mamíferos, a quienes toman como huéspedes para nutrirse y reproducirse.

Si bien para el ser humano los piojos más comunes son los que muchas veces habitan en su cabeza y al reproducirse ponen sus huevos (conocidos con el nombre de liendres) en el pelo generando picazón y otras molestas, hay muchas otras clases de piojos. Incluso, a lo largo de los años han surgido expresiones populares que aprovechan el término. A fin de conocer más al respecto, a continuación describiremos diversos tipos de piojos.

Hay un crustáceo, por ejemplo, que recibe el nombre de piojo de mar y reside, de manera parasitaria, en la piel de mamíferos como la ballena. Lejos de pertenecer al grupo de los seres vivos, el piojo resucitado es todo individuo de origen humilde que logra acceder, en poco tiempo, a un buen nivel de vida y comienza a actuar como si siempre hubiese pertenecido a una clase social alta.

Además de los mencionados, se pueden reconocer a los piojos pegadizos (en alusión a la gente molesta e inoportuna que alguien no puede sacarse de encima), a los piojos masticadores (clase que puede infectar tanto a mamíferos como a aves) y a los anopluros o piojos chupadores (son parásitos como el piojo de la cabeza, los piojos del cuerpo y las ladillas que tienen la particularidad de ser exclusivos de los mamíferos), por citar otros.