Tipos de pintura




El concepto de pintura abarca desde el arte de pintar hasta la obra ya terminada, es decir, pintada. Claro que también se refiere al color preparado para desarrollar el trabajo, el lienzo donde se ha pintado algo y a la representación viva y animada de personas u objetos por medio de la palabra.

Como sus significados son múltiples y no existe un único tipo de pintura, a continuación mencionaremos las diferentes alternativas que se pueden encontrar al hacer foco en este elemento vinculado al arte.

Se dice, por ejemplo, pintura a dos visos si se forma de modo artificial y refleja dos figuras distintas según cómo se la observe, mientras que si los colores se diluyen en agua se estila definirla como pintura a la aguada.

Otras expresiones asociadas a la oferta en materia de pintura son “a la chamberga” (manera de pintar esculturas, puertas, paredes y otras superficies no expuestas a la intemperie), “al encausto” (colores mezclados con cera y aplicados en caliente), “al fresco” (reservada a paredes y techos, con colores disueltos en agua de cal), “al óleo” (realizada con colores disueltos en aceite secante) y “al pastel” (la que se desarrolla sobre un papel con lápices blandos, pastosos y multicolores), entre muchas otras.

Más allá de las mencionadas, resulta interesante agregar otras alternativas al listado para conocerlas más a fondo: pintura plástica (útil para superficies expuestas a la humedad del ambiente), pintura al cemento (muy resistente al desgaste y la erosión provocados por la lluvia), pintura a la cal (recomendable para exteriores) y pintura decorativa (producto especial que imitan técnicas o aspectos, tal como el mármol, los acabados rústicos, etc).