Tipos de personalidad




La personalidad está determinada por el conjunto de características o cualidades propias de un individuo, unos atributos que establecen diferencias entre uno y otro ser y, de este modo, contribuyen a marcar identidad y favorecen la distinción de personas dentro de una sociedad. Por eso se dice que esta estructura o construcción psicológica es única en cada sujeto y habla del proceso de adaptación al medio.

Analizada desde la Psicología, la personalidad puede ser encasillada en distintas categorías de acuerdo al modo de actuar y reaccionar de cada uno. Así, entonces, se puede decir que alguien posee personalidad integradora si busca articular de forma progresiva las manifestaciones hacia sí mismo, hacia el entorno y hacia su espíritu.

Por otra parte, hay quienes poseen personalidad límite, es decir, disposiciones de conducta típicas de aquellos que padecen el trastorno límite de la personalidad. Se caracteriza por un elevado grado de impulsividad, ataques incontrolados de ira, inestabilidad emocional y un importante temor hacia la idea de ser abandonado.

Claro que, además de las mencionadas líneas arriba, hay otras clases de personalidad. De acuerdo a los expertos que estudian y analizan las conductas humanas, hay quienes tienen personalidad con tendencia a la fantasía (donde el fantasioso experimenta dificultades para diferenciar la fantasía y el plano real, y padece alucinaciones, síntomas psicosomáticos), personalidad bipolar, personalidad esquizoide, personalidad antisocial y personalidad neurótica, por citar otros tipos de personalidad posibles.

Para profundizar en cuestiones referentes a la personalidad resulta interesante mencionar por último que el psicólogo inglés Hans Eysenck propuso estructurar la personalidad en tres dimensiones: psicoticismo, extraversión y neuroticismo.