Tipos de identidad




Identidad (del latín identĭtas) es un término que posee múltiples acepciones (tales como el de ser una cualidad de idéntico, el de ser para la matemática una igualdad algebraica y el de dar nombre al hecho de ser alguien o algo que se supone o se busca) pero que, en líneas generales, se reconoce como al conjunto de rasgos propios de un individuo o colectividad que los caracteriza frente a los demás.

Hoy en día, el concepto puede ser utilizado para presentar a diversos movimientos políticos o sociales (como, por ejemplo, Identidad Cristiana y el grupo Identidad, Tradición, Soberanía), bautizar obras literarias, series o películas (“Señas de identidad”, “Tercera identidad”, “Identidad sustituta”, “Televisión por la Identidad”), para enriquecer el lenguaje propio de la economía (Identidad Corporativa), para desarrollar ideas propias de la filosofía y para dar a conocer realidades desde el punto de vista de la psicología, entre otras alternativas.

Los ciudadanos argentinos y los extranjeros que residan de forma temporal o permanente en territorio argentino, por ejemplo, suelen exhibir al hacer trámites o al identificarse frente a alguna autoridad un documento formal que se conoce bajo el nombre de Documento Nacional de Identidad, el cual reemplazó a las antiguas libretas cívicas y de enrolamiento.

Al mismo tiempo, se apela a la noción de identidad desde disciplinas científicas para construir las expresiones de “identidad de género” y de “identidad sexual”. Cabe destacar que la idea mencionada en primer lugar busca hacer referencia al género con el que un ser humano se identifica, es decir, a la conciencia que se adquiere sobre la individualidad como varón o mujer, mientras que la identidad sexual conjuga la psicología y la biología porque se basa en la realidad física y no en cómo se siente el individuo a nivel de género.