Tipos de pausas




Cuando alguien pronuncia el concepto de pausa, puede estar haciendo referencia a un cese momentáneo o interrupción de una determinada tarea, o bien indicar el desarrollo lento de algo (“Hice una pausa en el trabajo para poder ocuparme de un problema personal”, “Camina sin prisa pero sin pausa”, “Es recomendable hacer una pausa para almorzar”, “Esa mujer habla de forma pausada y casi en susurro, parece imperturbable”).

Asimismo, se habla de pausa en relación a la música (cuando hay un pequeño intervalo en el cual no se canta ni se oyen instrumentos, o se frena la reproducción de una canción) y en un contexto lingüístico (al detectarse una ausencia de fonación). De leer una poesía y respetar los tiempos impuestos por cada verso, por otra parte, se habla de pausa métrica.

Claro que, además de las clases de pausa descriptas líneas arriba, hay muchos otros tipos de pausa, entre los que aparecen la pausa estudiantil (también definida como receso o recreo), la pausa respiratoria (como ocurre en los episodios de apnea), la pausa comercial (cuando se interrumpe la programación habitual televisiva o radial para difundir publicidad) y la pausa en deportes como el fútbol (la cual puede entenderse como sinónimo del descanso que se tiene entre los dos tiempos en que se divide un partido; como la frenada que realiza un jugador para pensar a quién pasarle la pelota o qué estrategia implementar para llegar al arco rival o bien como el receso por vacaciones entre campeonato y campeonato), por citar otras variantes.