Tipos de pases en el fútbol




El fútbol es un deporte de equipo que invita a los dos equipos que se requieren para jugar a trasladar la pelota (también llamada balón) por el campo de juego hasta ubicarla en el arco o portería contrarios. El conjunto que logra marcar más goles durante el tiempo de juego es el que se consagra ganador del encuentro.

Si bien el fútbol admite varias modalidades (fútbol sala, fútbol playa, fútbol para discapacitados, showbol, etc.), la forma más tradicional de jugarlo es en una cancha de césped natural donde cada equipo está compuesto por once jugadores.

A la hora de jugar, cada futbolista tiene la posibilidad de realizar varias maniobras para lograr que el balón le llegue a otro compañero. Una alternativa es el pase corto (ideal para ocasiones de cercanía entre dos jugadores porque se trata de un traspaso preciso y con pocas chances de ser interceptado por un contrario), aunque también son utilizados los pases largos (más riesgosos pero agilizan las jugadas porque permiten un acercamiento más rápido al arco del rival).

Además de ellos, es posible valerse de pases de cabeza (para dominar el balón en altura), pases de “taco” (cuando el jugador está de espaldas a quien desea enviarle la pelota) y hasta pases con la mano (aunque esta opción sólo es válida al efectuar un saque lateral, únicamente el arquero está habilitado para tomar el balón con sus manos).

Cabe resaltar, por otra parte, que cualquier clase de pase que sea capaz de crear una situación de gol recibe el nombre de “pase gol”. Esta jugada, por lo general, la logran los mediocampistas ofensivos pero todo jugador está en condiciones de enviar un pase que termine con la pelota dentro del arco rival.