Tipos de paisajes




Un paisaje, según define la Real Academia Española (RAE), es una extensión de terreno que se puede observar desde un determinado punto, pero también es una pintura o ilustración que permite contemplar un espectáculo medioambiental. Además, el concepto se utiliza en distintos ámbitos para enriquecer el vocabulario de la biología, la literatura, el arte y la geografía.

Según el sentido que se le de a este vocablo, entonces, se pueden describir paisajes culturales (los cuales declara la UNESCO y están incluidos en el listado de Patrimonio de la Humanidad), paisajes regionales (de dimensiones más pequeñas aunque forme parte de una superficie amplia que abarque varias regiones) o paisajes adaptativos (desarrollados en el marco de la biología evolutiva para identificar las relaciones entre genotipos y el éxito de la reproducción).

De profundizar en la noción y querer reconocer de forma individual qué otras clases de paisajes existen, los conocimientos adquiridos al respecto dejarán al descubierto las características de los paisajes naturales, las diferencias de éstos frente al paisaje rural y las particularidades del paisaje industrial. Por supuesto, también se logrará reconocer al paisaje urbano, al paisaje modificado, al denominado paisaje ordenado, al paisaje sustentable y al paisaje protegido.

Más allá de los citados líneas arriba, hay paisajes de tipo epigenético, paisajes sonoros (expresión que da nombre al sonido ambiente de un determinado lugar, tal como puede ocurrir al hacer foco en un entorno rural y oir pájaros, el rumor de un arroyo y el sonido de algún insecto) y paisajes fractales, entre muchos otros.