Tipos de ilustración




Una ilustración, además de ser un término referido a la acción y efecto de ilustrar (palabra derivada del latín illustrāre que significa, entre otras cosas, dar luz al entendimiento y adornar un impreso con láminas alusivas para instruir y civilizar), es un concepto que describe a una estampa, grabado o dibujo que complementa el texto de un libro o folleto.

Más atrás en el tiempo, el vocablo dio nombre a un movimiento filosófico y cultural del siglo XVIII que se caracterizó por acentuar el predominio de la razón humana y la creencia en el progreso de la especie.

Sobre la presentación de esta noción como herramienta que enriquece a una publicación o acompaña a un determinado texto, puede decirse que existen diversas categorías para la misma idea. En función de las características del gráfico incluido, es posible hacer mención a las ilustraciones científicas (por lo general, grabados de anatomía o ingeniería que reproducen imágenes de modo realista), la ilustración literaria (caricaturas o dibujos para libros infantiles), la ilustración publicitaria (presente en envases, productos, folletos instructivos y/o carteles) y a la ilustración editorial (utilizada en medios de comunicación impresos así como también en páginas web).

Al tratarse de un dibujo, antes del avance de la tecnología la ilustración solía hacerse a mano, tanto con lápiz como con tintas que permitieran apreciar cada creación artesanal. Sin embargo, con la aparición de los equipos informáticos y las facilidades que ofrecen tanto los ordenadores como los programas de diseño, la tendencia tradicional cambió y las ilustraciones digitales comenzaron a adquirir relevancia.