Tipos de nacionalismo




Se define como nacionalismo al apego hacia una nación y a todo lo que guarda relación con ella que sienten los oriundos de dicho territorio y a la aspiración de un pueblo o raza de conseguir cierta independencia de sus órganos rectores. Además, el vocablo describe una ideología que le atribuye a una región y a sus habitantes una entidad propia con aspiraciones políticas diversas.

Según cómo se desarrolle esta ideología, qué características posea y qué fines persiga, el nacionalismo puede ser definido de distintas maneras. De acuerdo a los expertos que han dedicado muchos años al estudio de esta clase de cuestiones, no existe una única forma de experimentar el nacionalismo.

Entre la variedad de opciones, según se cuenta, está el nacionalismo centrípeto (el cual busca la unidad nacional de poblaciones con intereses comunes que pertenecen a distintos estados), pero también el nacionalismo centrífugo (como ocurrió en el Imperio austrohúngaro, por pretenderse la secesión de una porción de territorio de un estado habitado por una minoría nacional con particularidades distintas a las del resto de los pobladores).

Además de ellos, hay un nacionalismo denominado de tercera generación (una especie de nacionalismo centrífugo pero que aunque con los años no se constituyen en un estado sus promotores continúan reivindicándolo), un nacionalismo económico (concentrado en los mecanismos de dependencia económica o neocolonialismo), un nacionalismo étnico (de tipo hereditario ya que reconoce una conexión cultural entre los integrantes de una nación y sus antepasados) y un nacionalismo definido como romántico.

En otros contextos, se han reconocido nacionalismos conservadores, nacionalismos religiosos y hasta nacionalismos que han sido descriptos como banales por ser un modo difuso que se observa en las sociedades actuales.