Tipos de lámparas




Están en las mesitas de noche, justo al lado de la cama. Son piezas infaltables en los hogares porque, sin ellas, las bombitas de luz no podrían sujetarse ni exhibirse de modo estético. Con o sin foco, ayudan a decorar cualquier ambiente. Como habrán advertido, estamos hablando de las lámparas, esos objetos que pueden lucirse sobre el piso, colgados de una pared o bien sujetados a un techo y que permiten alumbrar espacios con una o más luces artificiales.

Para satisfacer a toda clase de consumidor y adaptarse a las necesidades de cada individuo, existen en el mercado numerosos tipos de lámparas (vocablo derivado de ‘lámpada’).

De acuerdo a la clase de utilización que permitan, pueden clasificarse como lámparas de mesa, de techo y de pie, pero dentro de estos conjuntos amplios también hay diferentes opciones que refieren a su apariencia y estructura, ya que hay lámparas colgantes, de materiales específicos y tipo aplique que pueden estar complementadas con tulipas y/o pantallas para evitar que el ser humano reciba la luz con gran intensidad.

Otras expresiones que dan cuenta del alcance de este término: lámpara de seguridad (también llamada de los mineros, un artefacto en el cual la luz es recubierta por un cilindro de malla delgada destinado a evitar que la llama entre en contacto con los gases explosivos presentes en ciertos lugares), lámpara de arco (dispositivo en el cual la luz es generada por un arco voltaico) y lámpara de esmaltador (elemento que usan los artesanos, joyeros y orfebres para fundir algún metal y soldarlo o esmaltarlo).