Tipos de ideas




El término en latín idĕa es la base de la palabra que, hoy en día, se conoce en español como idea y que se utiliza para mencionar al simple conocimiento que se tiene sobre algo y hacer referencia a la imagen o representación que queda en la mente sobre un objeto percibido. Una idea, además, es la intención de llevar a cabo un plan y el concepto, opinión o juicio que se llega a formar sobre un objeto o individuo (ejemplos de aplicación en la vida cotidiana: “Tengo una idea: ¿y si sorprendemos a la abuela con un video armado por nosotros?”, “Su antigua idea aún permanece vigente”, “No tengo idea dónde puede estar tu pendrive”.

Como se puede apreciar, idea es un vocablo de múltiples acepciones que ofrece la posibilidad de construir numerosos mensajes a partir de su significado. A fin de proporcionarles una visión amplia sobre el mencionado concepto, a continuación citaremos distintos tipos de ideas.

De ser abordada desde el punto de vista de la lingüística, por ejemplo, la idea puede vincularse a un texto y, en base a él, desdoblarse en idea principal (aquella que resume y resalta lo más importante del contenido) e idea secundaria (la cual complementa a la principal y permite obtener detalles, explicaciones, precisiones, etc.). También hay ideas fijas (vinculadas a la obsesión), ideas universales, malas ideas (entendidas como intenciones negativas) e ideas remotas (imprecisas o vagas).

Lejos de esta aplicación, es interesante destacar que se pueden reconocer a las ideas innatas, a las ideas políticas, idea de progreso, ideas artísticas y a las ideas solidarias, entre muchas otras que guardan relación con el desarrollo de actividades o iniciativas.