Tipos de giros




El término ‘giro’ se utiliza tanto para hacer referencia a la acción y al efecto de girar (movimiento que puede llevarse a cabo como parte de un baile o como parte de una maniobra automovilística para arribar al destino pretendido) como así también para dotar de sentido a expresiones utilizadas en distintos ámbitos.

A nivel lingüístico, un giro puede significar la dirección que se le da a una conversación y un estilo o estructura idiomática, mientras que en el plano comercial da nombre al conjunto de operaciones o negocios que lleva a cabo una determinada empresa. Asimismo, en el mundo de las finanzas se puede hablar de giro bancario para hacer mención a la operación que un individuo realiza en una entidad financiera para hacerle llegar a otra persona una determinada suma de dinero, ya sea en moneda nacional o extranjera.

Ante las múltiples acepciones de este concepto es posible reconocer a partir de él distintos tipos de giros, entre los cuales se encuentran el giro postal (aquel que realizan las oficinas de correo) y el giro telegráfico (el cual se concreta gracias a la intervención de las oficinas de telégrafos).

Otras nociones que surgieron con el tiempo en relación a los giros son las conocidas como Giro de Italia (competición de tres semanas de duración basada en el ciclismo que, por lo general, tiene como escenario al suelo italiano), las circunvoluciones o giros cerebrales (relieves localizados en la superficie exterior del cerebro) y “Giros”, uno de los primeros álbumes del afamado artista argentino Fito Páez.