Tipos de gatos




El concepto de ‘gato’ puede hacer referencia tanto al mamífero carnívoro que pertenece a la familia de los félidos y es, junto al perro, una de las mascotas preferidas como animal de compañía, como así también al bolso o talego que servía para guardar dinero en su interior.

Fuera de estas dos aplicaciones, el término refiere además a una danza nativa argentina, a un instrumento de hierro que sirve para sujetar la madera, a una herramienta para levantar grandes pesos a poca altura y a un pastel popular en Costa Rica que se caracteriza por tener dos tapas unidas con miel o alguna conserva.

Si se enfoca su significado al ámbito de los animales, se puede hablar de gato doméstico (el cual, a su vez, da lugar a categorías por raza o particularidades físicas y genera clases como las de gatos sin pelo o gatos de pelo corto), gato salvaje africano o de gato montés, pero si se busca profundizar el concepto en base a la máquina que eleva cargas, entonces hay que hacer referencia a variantes mecánicas o hidráulicas. Dentro de estas opciones se destaca, por ejemplo, el llamado gato de cable, el cual consiste en un émbolo hueco que actúa al tirar uno o varios cables.

Cabe destacar también que, a lo largo de la historia, el término ‘gato’ sirvió para mencionar a una clase de submarinos de la Armada estadounidense que fue utilizada en la Segunda Guerra Mundial, como figura del horóscopo chino y para bautizar grupos musicales (como ocurrió por ejemplo con “Los Gatos”, una banda argentina especializada en rock).