Tipos de equilibrio




El equilibrio es un concepto que puede ser interpretado como la situación de un cuerpo que se mantiene sin caerse o bien como los actos de prudencia, mesura y astucia que buscan sostener una situación.

Más allá de estos significados, es importante saber que es posible hallar aplicaciones y sentidos asociados al vocablo en diferentes ámbitos y especialidades.

En el campo de la física y la ingeniería, por ejemplo, existe el llamado equilibrio termodinámico (el cual se produce cuando un sistema es incapaz de evidenciar de modo espontáneo cambios frente a determinadas condiciones de contorno), el equilibrio químico (estado caracterizado por el no surgimiento de cambios netos a lo largo del tiempo en las concentraciones de reactivos y productos) y el equilibrio mecánico (estado estacionario, es decir, que se produce al llegar a cero con la suma de fuerzas de un sistema sobre cada partícula).

Para la biología, en cambio, la noción permite hablar de equilibrio puntuado para hacer referencia a una teoría de la evolución biológica vinculada al ritmo de desarrollo de las especies.

El equilibrio económico, por su parte, forma parte del lenguaje financiero ya que refleja el momento en el cual la demanda y oferta son iguales o bien la existencia de factores que llevan a que una situación económica sea estática y no varíe en el tiempo.

Para quienes enfocan su atención en el rubro de los juegos, existe también un concepto de solución para propuestas lúdicas de dos o más jugadores que se conoce bajo el nombre de “equilibrio de Nash”.

Por último, cabe resaltar que la fisiología entiende al equilibrio como el sentido que le permite a los integrantes del reino animal caminar sin caerse.