Tipos de bosques




Un bosque es un sitio repleto de árboles y matas. Sin embargo, este concepto que lleva a pensar desde un primer momento en la naturaleza también se utiliza en ocasiones para hacer referencia a la abundancia desordenada de algo y para nombrar a distintas localidades urbanas.

Si uno hace foco sólo en las zonas arboladas, podrá descubrir que la definición de bosque puede ser mucho más precisa y profunda que la simple idea de asociar el vocablo a un grupo de árboles. A fin de controlar los ecosistemas y poder realizar evaluaciones rigurosas de cada área, quienes se especializan en el cuidado y el estudio de los bosques suelen manejar distintas clasificaciones que facilitan su trabajo.

Así, entonces, se puede hablar de bosques boreales (localizados en la franja subártica y, por lo general, agrupan árboles de hojas perennes), bosques de zonas templadas (conjunto dentro del cual se distinguen las subcategorías de bosques caducifolios de hoja ancha, bosques perennifolios coníferos y bosques mediterráneos) y de bosques tropicales y subtropicales.

De tenerse en cuenta su antigüedad y las eventuales alteraciones sufridas, en cambio, los bosques se dividen en primarios (o nativos; aquellos que no han sido objeto de intervenciones antrópicas, es decir, el hombre no ha influido gravemente sobre ellos) y en antropogénicos (los que sí han sido afectados por el accionar humano). Dentro de este último grupo, además, se pueden reconocer a los bosques secundarios (los que se han podido regenerar tras alguna tala) y a los bosques artificiales (plantados por el hombre).