Tipos de bacterias




Una bacteria es un microorganismo unicelular procarionte que, según establece la biología, está formado por múltiples especies que generan fermentaciones, enfermedades y deterioros importantes en materias orgánicas y seres vivos.

Estos minúsculos organismos analizados desde la microbiología pueden ser de tipo Gram positivo (cuando se tiñen de azul o violeta por la tinción de Gram) o Gram negativo (cuando se tiñen de rosa tenue). Si bien varias de ellas son inofensivas y no logran provocar daños gracias a la protección del sistema inmune, no se puede dejar de destacar que hay montones de estos cuerpos que consiguen traspasar las defensas y perjudicar a su huésped.

También existen categorías que agrupan a patógenos como salmonella, vibrio y neisseria gonorrhoeae bajo el nombre de proteobacterias, mientras que otra clasificación permite distinguir a las bacterias patógenas, aquellas que son responsables de la aparición de enfermedades infecciosas como el cólera, el tifus, la difteria y la tuberculosis. En el entorno natural también es posible localizar a las flavobacterias, un conjunto de microorganismos compuesto por las familias flavobacteriaceae, myroidaceae y blattabacteriaceae.

Las bacteroidetas, por su parte, son un filo de bacterias distribuidas en el medio ambiente que, incluso, pueden llegar a atacar el tracto digestivo de los animales. Algunas de ellas (del género bacteroides) son patógenos oportunistas que abundan en las heces de criaturas de sangre caliente, pero otras habitan en la cavidad bucal de los seres humanos.

En el universo bacteriano, asimismo, existen bacterias reductoras de azufre y otras que reducen el sulfato, además de apreciarse organismos como los deferribacteraceae, las fusobacterias, las sphingobacterias, las amilobacterias, las ácidobacterias y las actinobacterias (estos dos últimos presentes en la tierra), entre muchos otros.