Tipos de articulaciones del cuerpo humano




En el cuerpo del ser humano existen numerosas articulaciones que, además de mantener unido a todo el esqueleto, le otorgan elasticidad y plasticidad al organismo.

A fin de identificar de modo sencillo y estudiar con profundidad a cada articulación, los expertos han establecido dos categorías grandes (según la estructura y según la función que cumplen) dentro de las cuales se describen varios tipos de articulación.

Si se las analiza desde el punto de vista morfológico, pues, es posible clasificarlas como fibrosas, cartilaginosas, sinoviales y diartrodias, mientras que la visión fisiológica comprende conceptos como los de sinartrosis, sínfisis, anfiartrosis y diartrosis.

El codo, la rodilla y las falanges de los dedos, por ejemplo, integran el conjunto de las articulaciones en bisagra que, a su vez, está incluido en el grupo de las articulaciones sinoviales, las cuales sólo permiten dos tipos de movimientos: el de flexión y el de extensión.

Por su parte, la articulación temporomandibular (aquella que une el hueso temporal y la mandíbula) es la que se caracteriza por ser la única articulación móvil entre los huesos situados en la zona de la cabeza.

Cabe destacar que, además de las mencionadas, hay categorías que no requieren conocimientos profundos de anatomía para ser reconocidas ya que sus nombres le permiten a quien posea ideas básicas sobre la noción de articulación humana distinguir a simple vista a qué zona corporal pertenecen. Así sucede, por ejemplo, con las denominadas articulaciones cervicales, la articulación coxofemoral, la articulación acromioclavicular, la articulación escápulohumeral y la sacroilíaca.