Tipos de aprendizaje significativo




Sobre el proceso de aprendizaje hay numerosas cuestiones para destacar y analizar, pero en esta oportunidad sólo haremos foco en las particularidades del denominado aprendizaje significativo, es decir, al que se produce cuando un estudiante o aprendiz de cualquier materia vincula datos nuevos con la información ya asimilada.

En este marco de retroalimentación que conduce a la transferencia se detecta un estado de comprensión que sólo es posible cuando los conceptos más antiguos están claros en la estructura cognitiva de cada individuo. Por esta razón, se puede decir que el aprendizaje significativo se basa en la experiencia porque depende de conocimientos previos, provoca un cambio cognitivo y es permanente porque permite la adquisición de conocimientos a largo plazo.

Cabe destacar que, por las características de esta clase de aprendizaje, el proceso significativo es totalmente distinto al del aprendizaje mecanicista.

El aprendizaje significativo puede ser por recepción, tal como lo describe el psicólogo y pedagogo estadounidense David Ausubel, de tipo transductivo (cuyo fin es desarrollar destrezas en métodos artísticos de búsqueda y generar que sea el estudiante quien tenga control sobre la organización de los datos adquiridos) o por descubrimiento. Sobre esta última modalidad se pueden contemplar los modos de descubrimiento inductivo (basado en la colección y reordenamiento de datos), descubrimiento deductivo (a partir de la combinación de ideas generales para llegar a enunciados específicos), descubrimiento semideductivo (llegar a reglas concretas a partir de la observación y manejo de datos) y descubrimiento hipotético-deductivo (basado en hipótesis y en la predicción de resultados).