Tipos de acné




El vocabulario médico define al acné con una enfermedad de la piel que provoca la inflamación de las glándulas sebáceas y se desarrolla, en la mayoría de los casos, en la pubertad.

La zona facial y la espalda suelen ser las áreas más afectadas por este padecimiento que genera el bloqueo de los folículos pilosos, aunque no todos los diagnósticos clínicos dan cuenta del mismo tipo de acné.

Si bien el nombre asociado al cuadro inflamatorio es el mismo, de acuerdo al proceso y a las particularidades que se observen al analizar las lesiones es posible identificar distintas clases de acné.

El acné común que afecta a gran parte de los adolescentes, por ejemplo, puede ser definido como comedón, papuloso o atrófico en base a su intensidad y a los efectos causados sobre la piel.

En cambio, se apunta al acné conglobata de existir comedones de gran tamaño y advertir la presencia de otras enfermedades que podrían guardar relación con un defecto del sistema inmunitario.

En el caso de las mujeres, también se puede padecer el llamado acné premenstrual, mientras que los recién nacidos pueden verse afectados durante sus primeras horas de vida por el denominado acné neonatorum.

Asimismo, es interesante resaltar que algunas investigaciones científicas han permitido establecer que los orientales y los individuos de raza negra son propensos a desarrollar un acné queloideo, así como los habitantes de regiones tropicales pueden padecer un tipo de acné bautizado simplemente como tropical.

El listado que describe las formas posibles del acné se completa con las categorías de acné por contacto, acné iatrogénico, acné rosácea y acné quístico.