Tipos de variables




Se dice que algo es variable cuando presenta un carácter inestable e inconstante, aunque también se lo entiende como la magnitud que, en el campo de la matemática, está dotada de cualquier valor comprendido dentro de un conjunto específico.

De todos modos, es importante señalar que, lejos de limitarse a los mencionados significados avalados por la Real Academia Española, este concepto se ramifica para dar origen a múltiples ideas referentes a distintos ámbitos.

Existe, por ejemplo, una variable que en probabilidad y estadística se conoce bajo el nombre de variable aleatoria o estocástica (aquella magnitud que depende de las leyes de probabilidad, tal como sucede con el valor que se obtiene al tirar los dados), mientras que la astronomía se vale del término para describir al tipo de estrella que aumenta y disminuye su brillo a lo largo del tiempo.

También se utiliza, en el área investigativa, la noción de variable independiente (aquella contemplada por el investigador en un experimento para analizar cómo repercute sobre las variables dependientes) y dependiente (tipo de variable que surge en base a la combinación de otros criterios). En ciertos casos, entre ellas sobresale también la variable interviniente, la cual consigue afectar y condicionar el resultado esperado.

De acuerdo a las características que presenten, su uso, su grado de influencia en un proceso y sus puntos de aplicación, la expresión puede desdoblarse en categorías más complejas como lo son las de las variables control, variables continuas, moderadoras, discretas, individuales, colectivas y antecedentes, por citar sólo algunas.