Tipos de valores morales




En base a las múltiples acepciones reconocidas de manera oficial para el concepto de valor (término de origen latino que puede hacer referencia a un costo, a la osadía de alguien o a una situación de equivalencia entre dos o más objetos, entre otros significados), es posible hallar diversas clases de valores. Uno de ellos es el de carácter moral, un conjunto que engloba a cualidades propias del ser humano que lo enriquecen como individuo y le permiten ser una persona de bien.

La lealtad, la honestidad, el sentido de solidaridad y el respeto son algunos valores morales que pueden desarrollarse desde la infancia y que convierten a quien los cultiva y los enseña en una especie de modelo o ejemplo a seguir.

Los valores morales bien podrían ser definidos como universales porque pueden ser adquiridos y ejercidos sin limitaciones ni restricciones por toda la humanidad, pero existen criterios que permiten presentarlos con mayor precisión de acuerdo a cómo llegan a la vida de uno y el contexto en el cual se estiman. Así, pues, podríamos establecer que hay valores morales de raíz familiar (adquiridos en el núcleo de la familia y transmitidos de acuerdo a las creencias de los mayores), otros más personales (conocidos en el seno familiar pero adquiridos por un individuo en particular de acuerdo a sus propias consideraciones y elecciones) y hasta hay valores vinculados a la moral con relevancia socio-cultural (ya que están condicionados por hábitos culturales y pueden variar de acuerdo a tradiciones y pensamientos sociales).