Tipos de obras




El concepto de obra posee múltiples significados reconocidos por la Real Academia Española (RAE). Por un lado, el término es sinónimo de libro o trabajo artístico completo, pero también es una cosa producida por un agente, un medio, virtud o poder y una propuesta intelectual trascendente del campo de las letras, las artes y/o las ciencias. Además, se lo asocia con un edificio en construcción y a las acciones morales que pueden beneficiar o dañar a alguien.

A raíz de esta amplitud de acepciones, se pueden reconocer numerosos tipos y construir expresiones como “El afamado artista presentará mañana su más reciente obra”, “El milagro sucedió por obra de Dios”, “Miguel trabaja en una obra en construcción”.

Se habla de obras de caridad, por ejemplo, cuando se detectan actividades que persiguen fines positivos a nivel social para ayudar a los más necesitados, mientras que se define como obra pública a aquella que es de interés general y está destinada al uso de toda una sociedad (como sucede con los caminos, la ampliación del subterráneo o el marcado de las sendas peatonales).

Más allá de las mencionadas, hay obras sociales (las cuales hacen foco en servicios de atención médica para sus afiliados), obras maestras (denominación que recibe el trabajo más destacado de un artista), obras civiles (realizadas en el marco de la ingeniería civil), obras de teatro (las cuales pueden ser de distintos géneros y estar destinadas a diversos tipos de público), obras literarias y obras de arte, entre otras.