Tipos de necesidades




Necesidad es un concepto que deriva del latín necessĭtas. Esta palabra, por estar definida como un impulso irresistible que provoca que todo posea un cierto sentido y hacer referencia a aquello que se necesita para conservar la vida, entre otras cosas, permite un uso amplio y diverso del término.

Según se advierte al hacer foco en el valor que esta noción tiene para la lengua española, existen muchos tipos de necesidades. Una de ellas es la fisiológica (categoría que agrupa a actos como los de beber, comer, orinar – necesidad menor – y expulsar exprementos – necesidad mayor), pero también hay clases de necesidades que apuntan a la obtención de seguridad (basada en recursos de protección), otras que llevan a querer “pertenecer” (ya sea a una familia, a un grupo de amigos o a cualquier conjunto por medio del amor y la aceptación) y hasta hay necesidades relacionadas a cuestiones internas de cada ser humano y apuntan a la autoestima y a la necesidad de realizarse como individuo.

Cabe resaltar que la Real Academia Española (RAE) también reconoce necesidades de medio y de precepto (asociadas a la religión) y otras que denomina extremas (para hacer mención al estado que amerita un auxilio urgente porque el involucrado podría perder la vida) y graves (condición en la cual alguien se halla en peligro y requiere ayuda para superar el inconveniente).

Asimismo, resulta interesante saber que, en función de su importancia, las necesidades pueden catalogarse como esenciales u ocasionales, mientras que aquello que las impulsa las puede segmentar en necesidades materiales, necesidades económicas y necesidades espirituales, entre otras.