Tipos de generadores




El término generador (del latín generātor) no sólo se utiliza para hacer referencia a todo aquello que genera (provoca) algo (como se puede apreciar en frases como “Javier es un talentoso generador de proyectos creativos” o “Los magos son generadores de ilusiones”), sino que su significado se extiende también al campo de la geometría (para describir a la línea o figura que, por su movimiento, engendra una figura o un sólido geométrico) y a las maquinarias (para mencionar a los equipos que producen la fuerza o la energía).

Así, pues, se puede hablar de generador eléctrico, generador de Van de Graaff, un conjunto generador enmarcado en la teoría de grupos, un sistema generador en álgebra lineal, un generador de números aleatorios (concepto propio del campo de la estadística) y un generador infinitesimal, entre otros.

Si se hace foco en los equipos ideados para generar corrientes eléctricas y se analizan las diferentes alternativas al respecto, entonces se puede advertir la existencia de dos clases de dispositivos: los primarios (como alternadores o dinamos que transforman en energía eléctrica la energía de otra naturaleza que reciben o acumulan) y los secundarios (como pilas o baterías recargables, los cuales ofrecen una parte de la energía eléctrica obtenida con anticipación).

Además de ellos, hay generadores definidos como ideales que, desde la perspectiva de la teoría de circuitos, se dividen en generadores de voltaje o tensión y en generador de corriente o intensidad.

Los generadores eólicos, los generadores termoeléctricos de radioisótopos y los generadores síncronos son otros tipos de generadores que enriquecen al concepto.