Tipos de escritura




El arte de escribir se hace posible por medio de la escritura, un sistema gráfico de representación de signos (letras) que son admitidos por una determinada lengua.

En otro ámbito, la escritura es aquel documento público que se firma ante la presencia de testigos e involucrados en operaciones como lo puede ser la compra-venta de un inmueble bajo el aval de un escribano.

De esta expresión surgen múltiples categorías que dan nombre a distintos tipos de escritura. Existe, por ejemplo, la llamada escritura rápida (sistema que, a diferencia de la taquigrafía, no utiliza trazos ni símbolos especiales sino que consiste en la abreviación de palabras), pero también la escritura glotográfica (la cual se basa en una lengua hablada). Esta última, de acuerdo a sus características, puede segmentarse en el grupo marcado por la escritura de principios fonéticos (como lo son las que se utilizan para los idiomas europeos y africanos, y la denominada escritura ibérica) y en el de los principios ideográficos (como la escritura china y los signos jeroglíficos de origen egipcio).

Asimismo, es importante destacar que detrás de la frase “escritura semasiográfica” se esconde una acepción interesante porque refiere a un sistema inspirado en lenguas no vigentes.

Al examinar la aplicación universal de este concepto surgen también nociones que amplían la clasificación de la escritura (aunque se relacionan en algunos casos con ciertas categorías mencionadas en los párrafos anteriores), entre las cuales se pueden citar a la escritura alfabética, la escritura silábica, la escritura logográfica, la escritura cuneiforme y la escritura no descifrada.