Tipos de cuentos




El término cuento, del latín compŭtus, tiene atribuidos por la Real Academia Española varios significados. Refiere, por ejemplo, a un relato por lo general indiscreto sobre un suceso, a un embuste o engaño y al género de ficción donde predomina la narración de carácter ficcional y la extensión corta.

Los cuentos aglutinados por la literatura pueden transmitirse de forma oral, escrita o a través de materiales audiovisuales conocidos en la actualidad bajo el nombre de audiolibros.

Según sean las características argumentales que le otorgue cada creador, los cuentos pueden ser reconocidos por medio de numerosos subgéneros.

Existen, por ejemplo, los cuentos románticos, los humorísticos, los históricos, los de suspenso y los de terror, aunque también hay espacio para enriquecer las categorías de cuentos de hadas, cuentos fantásticos, cuentos infantiles, cuentos eróticos, cuentos folclóricos, cuentos de ciencia ficción y la de los policíacos.

Al investigar los contenidos literarios en busca de cuentos que puedan servir como ejemplo de cada subgénero adquieren relevancia títulos como “El ruido de un trueno” (relato de ciencia ficción creado por el estadounidense Ray Bradbury), “La Bella Durmiente” (cuento de hadas narrado tanto por Charles Perrault como por los Hermanos Grimm), “La chica de los ojos hambrientos” (cuento de terror publicado por Fritz Leiber), “Los crímenes de la calle Morgue” (propuesta policial desarrollada por el escritor estadounidense Edgar Allan Poe), “Las actas del juicio” (cuento histórico del argentino Ricardo Piglia) y “El sueño del pongo” (narración de tinte folclórico que publicó José María Arguedas en 1965), entre muchos otros.