Tipos de ambientes




El vocablo en latín ambĭens ha dado origen al concepto de ambiente, un término que puede aplicarse al aire o atmósfera (definición que ha impulsado la idea de medio ambiente para hacer referencia al entorno que agrupa a los seres vivos y marca el perfil de una sociedad o comunidad) o ser utilizado para mencionar una condición o circunstancia física, social y/o económica de un determinado lugar, episodio, colectividad o época.

Según el contexto o el uso que se le dé a la palabra, la noción puede ser de distintos tipos. Una clase de ambiente, por ejemplo, es el vinculado a los hogares ya que las casas y departamentos se suelen segmentar por número y tipos de ambientes.

El ambiente natural, por otra parte, es aquel lugar que no ha sido modificado por el hombre y que, por lo tanto, conserva toda la pureza y conservación de la naturaleza, mientras que se habla de ambiente de trabajo cuando se busca describir las condiciones y realidades que surgen en la esfera laboral.

Otro grupo que enriquece al concepto es el de ambiente rural, un segmento que abarca a los territorios casi despoblados con paisajes campestres que se diferencia del ambiente urbano por carecer del nivel de desarrollo y beneficios de las ciudades.

El ambiente acuático, el ambiente terrestre, el ambiente aéreo, el ambiente antártico, el ambiente minimalista, el rústico y el costero son otros subtipos que enriquecen al lenguaje y aportan especificaciones que permiten identificar con precisión a alguna rama contemplada en el concepto más amplio de la palabra ambiente.