Tipos de ajustes contables




El concepto de ajuste puede abordarse desde múltiples perspectivas (ajuste estructural, ajuste de cuentas o ajuste vertebral, entre muchos otros), pero en esta oportunidad sólo vamos a hacer referencia a los ajustes contables.

Esta clase de ajuste está referido al asiento contable que se necesita para adaptar el saldo de una cuenta a su valor real. Quienes se dedican a operar y utilizar estos ajustes suelen hacer distinciones por categorías para reconocer a simple vista qué tipo de ajuste contable debe realizarse frente a situaciones concretas.

Existen, entonces, grupos como los de los ajustes ordinarios que se caracterizan por ser asientos que se llevan a cabo en una empresa en cada periodo contable. Este conjunto influye sobre las cuentas de caja, bancos, inventario de mercancías, ingresos por cobrar e ingresos recibidos por anticipado, entre otros.

También se pueden citar como ajustes contables a los ajustes a la cuenta Caja que surgen por arqueo y exigen comparar el valor de caja con el saldo que figura en los libros y a los ajustes por provisión cartera o estimado para deudas de difícil cobro.

En compañías con sistema de inventario permanente también puede surgir un ajuste por inventario de mercancías, así como se suele citar como otra variante de ajuste contable al ajuste por depreciación de activos fijos.

El ajuste por amortización de activos diferido, el ajuste por amortización de pasivos diferido, el ajuste basado en ingresos por cobrar y el ajuste por costos y gastos pendientes de pago son otras alternativas que contempla la noción de ajuste contable.