Tipos de agua




El agua es la sustancia cuyas moléculas están formadas por dos átomos de hidrógeno y un átomo de oxígeno. Su estado más frecuente es el líquido, aunque es posible hallar agua en estado sólido (el hielo) o en estado gaseoso (vapor).

Se conoce como agua potable a aquella que puede beberse sin restricciones, ya que cumple con las normas de calidad estipuladas por las autoridades. El agua potable es insípida (no tiene sabor), inodora (sin olor) e incolora (transparente).

El agua potable se obtiene a partir del agua dulce, que es el tipo de agua que contiene sólo una cantidad mínima de sales disueltas. El agua de mar, en cambio, es agua salada.

Cuando se habla de agua mineral, se hace referencia al agua que contiene diversos minerales y otras sustancias disueltas, lo que le permite alterar el sabor o incorporar un valor terapéutico. El agua mineral se comercializa envasada y es consumida de manera masiva en todo el mundo.

De acuerdo a sus propiedades, es posible referirse a distintos tipos de agua, como el agua blanda (con mínimas cantidades de sales disueltas), el agua dura (que presenta un alto nivel de minerales) o el agua destilada (sin ninguna sal diluida).

El agua negra o agua residual, por otra parte, es el tipo de agua que se encuentra contaminada con sustancias fecales y orina.

El agua que llega a los hogares a través de un sistema de tubería se denomina agua corriente o agua entubada. Este tipo de agua supone la existencia de un sistema de tubería que permite llevar el líquido a las casas, donde se utiliza para cocinar y lavar, entre otras cosas.