Tipos de urticaria




Se conoce con el nombre de urticaria a una enfermedad de carácter eruptivo que afecta la piel de quien la padece. El signo distintivo de esta problemática que puede manifestarse en cualquier parte del cuerpo es la fuerte y constante picazón en la zona donde aparecen las lesiones rojizas que, por lo general, desaparecen en el transcurso de algunas horas y no dejan marcas permanentes.

Si bien los profesionales de la salud suelen considerar a la urticaria como un inconveniente que se desencadena como parte de una reacción alérgica, es necesario aclarar que esta situación también surge por motivos como el estrés, la exposición a temperaturas extremas (tanto al calor excesivo como el frío) o ciertas infecciones, entre otros factores.

Asimismo, resulta importante tener en cuenta que no hay una única clase de urticaria. Esta afección, de acuerdo a cuánto dure y cómo surja, puede clasificarse como aguda (modalidad en la cual las lesiones aparecen de manera repentina pero se desvanecen en menos de seis semanas) o definirse como crónica (si se contrae con cierta frecuencia y las ronchas poseen una duración más extensa).

De presentarse en bebés y niños de corta edad, por otra parte, se la define como urticaria infantil. Como al igual que en los adultos puede aparecer por múltiples razones, prevenirla es difícil, así como también suele ser complicado para el médico determinar el origen del problema. Por lo general, el cuadro se revierte de manera espontánea, aunque si los brotes son periódicos se hace necesario la toma de una medicación específica para aliviar los síntomas y acortar su duración.