Tipos de úlceras




Cuando en un individuo se produce una lesión que provoca daños de diversa consideración en los tejidos orgánicos, no cicatriza de manera espontánea y supura, además de acompañarse por un cuadro inflamatorio en el cual puede, o no, existir algún tipo de infección, se habla de úlcera (un término que tiene su origen en el término latino ulcĕra).

Antes de pasar a enumerar y a describir las distintas clases de úlcera que se pueden llegar a detectar en un cuerpo, resulta interesante destacar que este concepto se aplica también a las plantas ya que los daños producidos en el segmento leñoso de ellas que desembocan en una pérdida de savia en mal estado se reconocen bajo el nombre de úlcera.

En poblaciones rurales de escasos recursos donde las condiciones climáticas son tropicales o subtropicales, por citar una realidad concreta, es frecuente el diagnóstico de una enfermedad de carácter infeccioso que se denomina úlcera de Buruli. Este mal que se combate con antibióticos afecta la piel y los tejidos blandos de quien la padece, ocasionando úlceras características y la destrucción de parte de la dermis.

Asimismo, en el ámbito médico nunca se descarta que un paciente llegue con úlceras por presión, un problema desencadenado por la falta de irrigación sanguínea cuya consecuencia es la muerte de los tejidos.

Otro tipo de úlcera es la varicosa, una modalidad que por lo general se observa en el marco de un proceso patológico de raíz vascular. Tampoco se puede dejar de mencionar a las úlceras bucales, una lesión también conocida como afta que se desarrolla en el interior de la boca por múltiples causas.