Tipos de tablas de surf




Si estás pensando en aprender surf o deseas información general sobre este deporte que cautiva a niños, jóvenes y adultos con la propuesta de dominar las olas del mar haciendo equilibrio sobre una tabla, es probable que este artículo te despeje algunas dudas y te aporte datos interesantes.

Como lo adelanta el título de la nota, en esta oportunidad haremos foco en las diversas estructuras que se emplean en esta disciplina que admite múltiples modalidades.

Los aficionados a esta actividad, dicen los expertos en surf, tienen la posibilidad de especializarse en la categoría de shortboard (para la cual se necesita una tabla que mida desde 1,50 hasta poco más de dos metros) o desafiar las olas con las clásicas longboard (piezas que superan los 2,75 metros de longitud).

Asimismo, hay quienes prefieren un estilo de surf menos popularizado a escala mundial y desarrollan entonces las variantes de kneeboard y la que emplea tablas de corcho. En la primera de las opciones mencionadas se hace uso de una estructura corta y el deportista debe mantenerse de rodillas sobre ella, mientras que el caso del corcho consiste en una tabla blanda de un metro de largo que permite, por la facilidad que existe para maniobrarla, hacer movimientos y piruetas extremas.

De analizar las tablas en base a su diseño, además, es posible clasificarlas como convencionales o no convencionales y, de profundizar más en la examinación de cada una de estas piezas, es posible hallar otras clases de tablas aptas para el surf, entre las que se encuentran las denominadas retro (modelos atípicos que suelen ser gruesas y de superficie amplia), evolutivas (una de las versiones más estables, cómodas y sólidas), gun (con terminación en punta para poder lograr una gran velocidad) y la stand paddle board (gracias a la fortaleza del diseño, resiste todo el peso de quien se pone de pie sobre ella).