Tipos de regiones naturales




Al analizar un país o superficie extensa tomando en consideración el relieve en primer lugar, es posible apreciar diferentes condiciones geográficas y establecer así la existencia de diversas regiones naturales dentro de un área determinada.

Región naturalEl clima, el tipo de suelo, la vegetación predominante y la hidrografía son algunas de las variables que marcan diferencias significativas entre una región natural y otra, razón por la cual resulta interesante aprender más sobre estas cuestiones a fin de lograr identificarlas y conocer las particularidades de cada una de las regiones que forman parte de nuestro planeta.

De hacer foco en el relieve, por lo tanto, ganarán relevancia las regiones naturales orográficas, que a su vez se subdividen en regiones montañosas, regiones de mesetas, regiones naturales de colinas y en regiones de llanura.

Si se estudia el clima, en cambio, se podrán distinguir varias regiones climáticas capaces de promover el surgimiento de áreas o franjas de características especiales en función del viento predominante, las eventuales corrientes marinas, la altitud de la zona evaluada, etc. Las regiones templadas, las polares y las zonas intertropicales son parte de este conjunto.

Asimismo, es posible reconocer regiones naturales fitogeográficas con sólo averiguar qué tipo de vegetación crece en ciertos terrenos. A partir de este dato, pues, se sabrá cómo trabajar, cuidar y potenciar cada rincón de la superficie, donde es posible divisar matorrales (zonas de clima seco que, a su vez, se puede segmentar en matorral de condiciones climáticas cálidas y en matorral mediterráneo), chaparrales (donde por lo general la vegetación no abunda y la fauna gira en torno a lagartijas, serpientes, roedores y aves de rapiña), sabanas y selvas húmedas.