Tipos de receptores




En líneas generales puede decirse que el término ‘receptor’ describe a algo o a alguien que recibe una determinada cosa. Un motor se define como receptor, por ejemplo, cuando le llega a él la energía procedente de un generador localizado a cierta distancia, así como cualquier otro dispositivo puede reconocerse como receptor si es destinatario de señales telefónicas, eléctricas, electromagnéticas o de cualquier otro tipo.

ReceptorEn el marco de una comunicación, asimismo, el receptor es quien escucha, ve o lee el contenido del mensaje enviado por un emisor. Quienes juegan al béisbol o son aficionados y conocen las reglas de este deporte, por otra parte, saben que en esta actividad hay un puesto de receptor: quien lo ocupa, se encarga de indicarle al lanzador qué clase de lanzamiento conviene realizar y se ubica detrás de quien batea con el fin de capturar la pelota.

Ahora que ya hemos repasado varias de las aplicaciones de esta noción, estamos en condiciones de enumerar de forma concreta diferentes expresiones que amplían el alcance de esta palabra. De este modo, podremos aprender a diferenciar a un receptor de órganos (quien recibe un trasplante de tejidos u órganos cedidos por otro ser que recibe la denominación de donante) de un receptor sensorial (terminación nerviosa que se localiza en ciertas partes del organismo para capturar los estímulos y provocar sensaciones e impulsos nerviosos que nos permitan disfrutar los sentidos), o descubrir la existencia de receptores intracelulares, receptores colinérgicos, receptores de electrones, receptores farmacológicos, receptores audiovisuales y receptores opioides, entre muchos otros.