Tipos de proyectos educativos




Proyecto (del latín proiectus) es un término que hace referencia a un plan que describe y plantea la decisión de ejecutar una determinada idea. Así, pues, cuando este concepto se asocia al plano educativo surge una noción basada en la necesidad de establecer actividades y desarrollar una estrategia ordenada para alcanzar una meta vinculada al aprendizaje.

A raíz de sus características y la finalidad que posee, todo proyecto educativo consta de varias etapas ya que no basta con planearlo y diseñarlo: también hay que hallar el modo de implementarlo, ponerlo en marcha y evaluar sus resultados.

Cabe resaltar asimismo que no existe una única modalidad de proyecto educativo ya que todo depende del propósito que este plan persiga, el medio por el cual se lleve a cabo y a qué clase de personas esté dirigido.

Si bien un proyecto educativo puede ser institucional, el programa a su vez puede segmentarse en función de sus particularidades. Así, entonces, se puede hablar de proyectos educativos institucionales para alumnos de escuela primaria, proyectos educativos institucionales para adolescentes y hasta de proyectos educativos institucionales dirigidos a los adultos.

Al mismo tiempo, si se trata de acciones inspiradas en una temática determinada se puede presentar al proyecto educativo haciendo mención al campo que intenta enriquecer o explotar para ampliar los conocimientos de los estudiantes. Ejemplos: Proyecto educativo sobre sexualidad, Proyecto Educativo Artístico, Proyecto Educativo sobre medio ambiente.

Según su alcance, en cambio, se lo reconocerá como proyectos educativos regionales, nacionales, locales, rurales o hasta urbanos, así como serán catalogados como antiguos, innovadores, caducos, improductivos, eficaces o vigentes en base a criterios relacionados al tiempo, a su contenido y a sus resultados.